Pareja

¿Estás celosa o sólo eres ociosa?

¿Más de una novia te ha dicho que eres algo psicópata con los celos? ¿Constantemente piensas y temes lo peor cuando te dice que saldrá de su casa? ¿Eres insegura o lo que te afecta es un ocio del tamaño de la galaxia? El ser celosa no siempre es inseguridad, a veces es algo peor. ¡Sigue leyendo!

Hay mujeres que nos dan razones casi a propósito para dudar de su fidelidad, tampoco es que no existan las mujeres infieles y los celos sean un error de la naturaleza humana. Pero lo que sí. es que hay celosas de diversos tipos; hoy me voy a centrar en dos: la que está demasiado ociosa y la que en realidad tiene envidia.

Todas conocemos a la celosa clásica, o bien lo somos, o tuvimos ocasión de estar con una: la celosa insegura. Ya es muy sabido que lo que a ella le afecta es sentirse menos valiosa que el resto de las otras mujeres que “fácilmente pueden desplazarla”; sentirse amenazada por cualquier mujer que tenga una relación insignificante con su novia es su especialidad; en fin, ya conocemos este tema.image

Celosa ociosa: “’pos no hay otra cosa qué hacer”

La celosa ociosa se desenvuelve normalmente (no notarías mucha diferencia con las otras dos), tiene sus ataques de celos y seguramente hace los dramas esperados. Pero algo la distingue: o no tiene mucho qué hacer, o no presta atención a lo que hace.

Típicamente, la celosa ociosa tiene tiempo de sobra, o se las ingenia para tenerlo. No habiendo otra cosa mejor por hacer, y agregando una pizca de sospecha, elabora complejas y siniestras teorías alrededor de su pareja y las razones por las que le pondría el cuerno.

image

Cuando encuentra algo distinto qué hacer, que le llama lo suficiente la atención como para dedicarse a ello, ¡mágicamente los celos disminuyen! La verdad es que cuando tenemos tareas importantes por hacer, no queda mucho tiempo para el ocio mal invertido.

¿Eres una celosa ociosa? Sería absurdo decirte ¡busca algo que te entretenga! Porque los celos son difíciles de quitar desde fuera, tienes que ser tú quien los desplace: date cuenta de que cuando tu mente divaga puedes pensar toda clase de disparates y creértelos, y si cuando estás ocupada éstos desaparecen, sólo confirmas el diagnóstico.

¿Tienes una celosa ociosa en casa? Es un tanto contraproducente que seas tú quien le busque toda clase de actividades (piénsalo: “¡Claro! ¡Quieres distraerme para que no me dé cuenta de lo que haces con otras!”). Ten paciencia, salgan, convivan con otras personas, rompan la rutina que tanto daño hace: poquito a poquito se le va a ir pasando la manía de escribir guiones melodramáticos como respuesta a su aburrimiento.

Celosa envidiosa: “ojalá fueras tú la que se muere de celos”

La celosa envidiosa te hace las mismas escenitas que cualquiera; pero se nota que el problema no eres tú, ni “la lagartona” con la que te está liando: es distinto.

Vamos a suponer que tienes una amiga demasiado íntima y ella también, pero la tuya te publica cosas en Facebook y la suya es menos expresiva. ¿Ya vas captando? Otro ejemplo: Van por la calle y tú recibes un cumplido o esas miradas que nadie acaba de definir si son halagadoras o denigrantes… ¡y la respuesta es contra ti por vestirte tan sexy!

¿Ya la captaste? La celosa envidiosa tiene una buena pizca de la celosa insegura; con la siguiente reserva: la insegura sufre porque se siente menos en comparación con otras, y la envidiosa sufre porque no recibe tales atenciones ella misma.

image

¿Eres una celosa envidiosa? ¡Venga! Todos tenemos lo nuestro (¿sabes la canción: “somos especiales… todos… de alguna manera… cada quien con su forma de seeeeeeer…”?) y sólo es cosa de dejar que el mundo lo vea; sin pretender algo que no somos. Una vez que te plantas con amor propio, ¡vaya que fluyen las admiradoras secretas e indiscretas!

¿Te tocó una celosa envidiosa en la repartición de novias? Todas quieren pegarle a un estereotipo, aunque luego lo nieguen. Lo que no alcanzan a ver es que son lo que proyectan, y necesitan mirar a lo que realmente tienen para trabajar. Emplea un poco de empatía con una buena dosis de paciencia: ella solita dejará de perseguir lo que ya tiene.

Cuando una Celosa Anónima se rehabilita, la celebración es de ambas.

Qué tipo de celosa eres? ¿Todo el tiempo o sólo a veces? ¿Qué estás haciendo para cambiarlo? (Porque los celos son adorables sólo hasta cierto punto)

1 Comment

1 Comment

  1. Open

    marzo 6, 2015 at 5:40 am

    Una cosita.tu no miras a los tios? pues ya estas tadrando, la proxima vez hazlo y, segun su reaccion, lo haceeis los dos o lo dejais de hacer los dos. llegais a un acuerdo, ok? -1

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top