Humor

Formas incómodas de salir del clóset en la escuela

Si se te salió en la peda que eras más lencha que Kristen Stewart ¿Por qué salir del clóset de una forma tradicional? Hoy lo vemos con mucho humor:

Si ir a la escuela es una actividad difícil por sí sola, ser bisexual y además seguir en el closet es cómo jugar videojuegos en modalidad extra difícil, con una sola vida y con la misión de salir de Narnia. Y, bueno, ¿por qué salir del clóset de manera fabulosa cuando puedes hacerlo de la forma más incómoda y rara? Hoy en BTA! te presentamos las formas más embarazosas de hacerlo.

Salir con alguien de la escuela

Suele pasar que al iniciar un curso todos llegan con pareja y hablan maravillas de ellos y como siempre, asumen que la heterosexualidad predomina, nadie cuestiona tu sexualidad y eso te quita un peso de encima, pero ¡sorpresa! terminas con la pareja anterior y comienzas a salir con alguien de tu escuela, todo es risas y felicidad hasta que llega el momento de intimidad y no sabes ni por dónde empezar porque tu pasado no implica relaciones con alguien del mismo sexo o viceversa y todo se sale de control y es el peor momento para decirle a tu pareja: mi amor, soy bisexual.

En una borrachera

En el típico juego de universitarios borrachos “yo nunca nunca” (en el juego alguien dice una frase y si alguien la ha realizado debe tomar un trago) siempre sale alguien que dice yo nunca nunca he besado a alguien del mismo sexo y algunos toman y todos sueltan risitas de complicidad, una cosa lleva a la otra y terminas confesando yo nunca nunca he cogido con alguien del mismo sexo y no fue por experimentar, y tomas todo lo que queda en el vaso. Adiós reputación. Puntos extras si te encuentras saliendo con alguien del sexo opuesto y está en esa misma habitación.

En una borrachera más intensa

Si ya había rumores de que tu mejor amiga y tú jugaban a los “tijerazos” lo más sencillo era aceptar las cosas y no terminar escondidas en un baño durante una fiesta en casa de quien-sabe-quién y donde te agarran con las manos en la masa, literal.   Es-cán-da-lo, es un escándalo.

Jugando tazos

Nunca falta la compañera que siempre sufre por amor y se la pasa quejando de lo malo que era su exnovio y jura que se va a volver lesbiana para no sufrir (¡Que alguien le avise a esa pobre alma que los bollodramas son más intensos que nada!) pero al final se arrepiente porque cree que el sexo lésbico no es satisfactorio y, obviamente, la interrumpes y le explicas que el sexo no es solo meter y sacar como un enchufe. ¿Y tú cómo sabes? Preguntará ella; ups, es momento de enseñarle el camino de la luz…

¿Te ha pasado algo más incómodo? Esperamos leer sus comentarios.

4 Comments

4 Comments

  1. Jess RM

    agosto 3, 2016 at 2:16 pm

    A la prima de una amiga le pasó que tenía dos meses andando con su primera novia, que era su compañera de equipo en las exposiciones escolares, se enviaron entre sí correos con la información y de paso mensajitos cariñosos y pum! Alguien hackea uno de los correos, captura la pantalla y la envía igualmente por correo a tooodos los compañeros de la clase con el título “Nos invaden las lesbianas” y especificando de quienes se trataba jaja todo fue negado y ellas siguieron en Narnia por un buen rato, aunque el chisme se regó como pólvora =S

  2. Barbs

    agosto 3, 2016 at 9:44 pm

    En clase de psicologia,
    La maestra me pregunta que si me han llegado a discriminar por mi “condicion”
    – Uoopss tus compañeros ya saben verdad?
    – Eh no maestra, gracias!

  3. Abigail

    agosto 3, 2016 at 11:11 pm

    En mi ultimo año de preparatoria empecé a salir con una chica y aunque algunas personas de mi salón sabían que me gustan las chicas, pero nunca me vieron con alguien. Ese año fue súper loco porque todos acabaron hablando de mi sexualidad cuando cacharon a mi novia queriendo me robar un beso.

  4. mandi

    diciembre 24, 2016 at 3:27 pm

    Estaba con una amiga una noche en un descampado bebiendo y ya se sabe qué con un chico cada una. En algún momento ella y yo fuimos a buscar un sitio oscuro para vaciar, ya que habíamos bebido bastante.
    Ella me dijo que yo le gustaba y nos besamos. Después de eso seguimos a lo nuestro sin hacer caso a los chicos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top