Humor

5 situaciones por las que pasa una mujer trabajadora

Ser una mujer trabajadora te da muchas oportunidades profesionales, pero en el amor te quita muchos puntos que seguramente te han pasado.

Más de una de nosotras nos dedicamos a trabajos demasiado demandantes, y más allá de que busquemos algo que nos deje sin vida social, lo hacemos porque tenemos metas, sabemos que cada día que nos despertamos es un paso adelante a lo que queremos lograr. #PorqueLenchasTriunfadoras

Hoy en BTA! hablaremos de algunas cosas que podemos pasar cuando trabajamos tanto.

Todas nuestras relaciones terminan mal porque “no tenemos tiempo”

¿Suena familiar? Creo que si contáramos todas esas veces que nos han dicho eso, seríamos ricas y no tendríamos que seguir trabajando. ¡Pero no son así las cosas! No nos debemos poner culpas que no son nuestras, prácticamente venimos con una etiqueta de advertencia. Quien de verdad nos ame estará sin reclamarnos algo que tenga que ver con el trabajo.

“Soy una terrible persona, horrible persona, pero estoy trabajando en eso”

¿Qué hacer en estos casos?

Un mensaje puede hacer la diferencia o una llamada en la noche, hablar con nuestra pareja y explicarle que no tenemos ni hora de salida hará más llevadera la situación.. Decirle que debe ceder a ello, pues al final del día tenemos un jefe y aunque lo podamos detestar porque no podemos darle 5 minutos a nuestra pareja, sabemos que al final del día estamos aprendiendo y es lo que nos da para el pan de cada día.

Siempre nos repiten lo mismo:

  • Te ves cansada.
  • Te explotan.
  • ¿Por qué no renuncias?
  • Sólo te quejas, pero sigues ahí.

Creo que todas estas cosas ya las sabemos, e igual podríamos contar TODAS las veces que escuchamos esto, ya sabemos que nos vemos cansadas, agotadas, hartas… Lo que menos necesitamos es que nos lo repitan, en realidad sabemos que se deben hacer un poco de sacrificios para llegar al objetivo o en su defecto hasta saber que no hay más que aprender.

Mi cara es mi trabajo.

¿Qué hacer en estos casos?

No tomemos personales los comentarios, muy probablemente nuestra pareja nos lo dice porque se preocupa por nosotras, sin embargo, debemos sentarnos a hablar con ella y decirle qué esperamos de la relación… Preguntarnos cómo nos fue podría ser mil veces mejor que un “te ves muy cansada”. Igual es nuestra responsabilidad hacer llevadera la relación y aprender la una de la otra cómo hacer mejor las cosas.

No nos sentimos comprendidas

Muchas veces las personas debemos experimentar en zapatos ajenos las situaciones, porque por más que expliquemos las cosas no las van a comprender a un 100%. Para nosotras las lenchas trabajadoras, parecerá maldición no poder mantener las relaciones… Ya que nuestra pareja no puede entender porqué seguimos soportando todo lo que nos pasa. Desde levantarnos un sábado a las 6 am, hasta no tener un día de descanso. (Esto aplica si llegas a tener una pareja que en realidad tiene MUCHO tiempo libre).

¿Qué hacer en estos casos?

Tenemos dos opciones en esta situación. Sentarse a hablar y tratar de que ella ceda a nuestro ritmo de vida o simplemente dedicarnos a hacer lo que estamos haciendo solas hasta encontrar a alguien que entienda nuestro ritmo de vida, eso quiere decir que esté trabajando, a lo mejor no en lo mismo, pero si en algo que probablemente le demande mucho tiempo… Encontraremos un punto de empatía y eso hará que las cosas sean más llevaderas, incluso en el día laboral, pues ya sabemos que los momentos de estrés en la oficina pueden ser delicados.

No puedo dejar el celular… ¡Pero es sólo el trabajo!

Es MUY molesto estar con el celular cuando salimos con nuestra chica o que nos lo hagan, sin embargo, deberán entender en casos MUY especiales, que si de plano la responsabilidad que llevamos en la oficina debe ser 24/7 con el celular… Puede que sea buena idea ofrecer una disculpa y contestar sólo en caso de ser MUY necesario. OJO no podemos dejar que nos consuman problemas insignificantes, porque en algún punto podremos encontrar el espacio en el que los problemas del trabajo ya nos sean responsabilidad nuestra.

¡No puedo ir por ahí sin mi celular! Es como ir sin cerebro.

¿Qué hacer en este caso?

La comunicación es base de toda relación, así que contarle a nuestra pareja que si estamos pegadas al celular es por solucionar cuestiones laborales, no por hablar con otra chica o una amiga, en realidad a veces puede resultar frustrante ver tantos chats del trabajo, pero cuando toca, toca.

¿Estamos destinadas a morir solas? 

Sabemos que nos hemos hecho esta pregunta UNA y OTRA VEZ, a veces nuestra prioridad no es casarnos y tener hijos, pero sabemos que después de un día muy largo tener buena compañía no ha de hacer daño. No hay que desesperarnos, en algún punto podremos encontrar a esa chica especial que nos admire por todo lo que hacemos y no se hará telarañas mentales, respetará nuestro ritmo y así lleguemos 1 AM a casa estaremos tranquilas.

Me sentaré aquí y lloraré mientras veo Titanic desead tener un poco de romance en mi vida.

Es el precio por ser una lencha trabajadora, pero sabemos que al final nuestra recompensa será grande. Sin embargo, hay que tener cuidado con que nos ganen las cosas materiales o los sueldos grandes. A veces debemos detenernos y evaluar la situación… Preguntarnos si lo que hacemos vale la pena cada sacrificio hecho anteriormente. Y siempre recordarnos que las relaciones son de dos y que si de verdad queremos que funcione igual debemos poner un poco de nuestro esfuerzo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top