Entretenimiento

Arte feminista, cambiando el mundo

El arte como transgresión de la realidad y manifestación del deseo de cambiarla ha sido imparable hasta nuestros días. Hoy, en BTA! Te mostramos algunos de las más icónicas muestras artísticas que las mujeres han hecho para mostrar que este mundo necesita feminismo.

Cut Piece: la paz mundial y el estoicismo

Yoko Ono no es la persona favorita de muchos. Sin embargo, llamó la atención del mundo al realizar Cut Piece (uno de sus performances más famosos) que consistía en ella arrodillada en un escenario para que los asistentes a esta muestra tomaran unas tijeras y desgarraran su ropa.

“Los espectadores fueron recortando las partes de mí que no les gustaban. Al final solo quedaba yo, firme como una piedra, pero ni siquiera eso les satisfacía: querían saber qué había en esa piedra” – Yoko Ono

Esta afirmación nos pone en perspectiva las expectativas, las necesidades y (me permito pensar) los alcances del sacrificio que se espera de una mujer joven (principalmente haciendo alusión a la cultura japonesa). Luego de verlo un par de veces y leer algunas críticas, conviene no perder de vista el escenario de guerra en los dos momentos que lo presenta. Como todo performance, deja espacio para la interpretación, pero muchos críticos coinciden en que el significado de esta acción es mostrar la naturalidad con que se vulnera al otro para obtener el resultado deseado, sin considerar la forma, sino el fin que se obtendrá.

Zapatos rojos

En México, como en todo el mundo, vivimos una pandemia de feminicidios provocados por intereses macabros, egoístas, desalmados y antropófagos. En este escenario, Elina Chauvet tiene mucho que decirnos con su instalación: Zapatos Rojos.

Se trata de una colección de cientos de pares de zapatos rojos de mujeres y niñas. Cada uno de ellos contando la historia de una vida que fue arrebatada; pero en la colectividad, muestran un alarmante número de muertes y desapariciones. Esta instalación ha tomado varias plazas en América latina y Europa, con la esperanza de hacer más tangibles los horrores del feminicidio.

Gossypium

Toma su nombre de la planta que da origen al algodón y se hace en analogía al rol femenino preconcebido socialmente, respecto a su delicadeza, pero también a su resistencia y a la virginidad (que parece muy importante en el pensamiento patriarcal).

Se trata de una colección de fotografías que ocupan predominantemente los colores rojo y blanco, de forma que cada una muestra la irrupción del rojo en el blanco de manera violenta.

En cada una de las piezas vemos a un modelo masculino atado con cuerdas rojas de algodón de manera incómoda, intrusiva y cosificadora. Esta muestra trata de descontextualizar el bondage como una práctica en que la mujer es sumisa y confronta la creciente fantasía de ser dominadas de las neófitas con un escenario masculino, que quienes hayan adoptado el machismo como punto focal de su apreciación artística se sentirán incómodos al ver.

Definitivamente, nos da de qué pensar respecto a la forma en que concebimos los roles en la sociedad.

Estos son solo 3 ejemplos de cómo el feminismo trata de cambiar el mundo en pro de una visión más justa.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top