Autoayuda

8 pasos para tu primer visita al ginecólogo

Ir al ginecólogo puede parecer el peor momento de cualquier mujer, si de por si es complicado contarle si seguimos siendo virgenes o no, con cuántos hemos estado y demás, imaginemos qué sería contarle de nuestra orientación y además decirle la cantidad de chicos y/o chicas con las que hemos estado (dependiendo la situación). Sí, esto parece más y más una pesadilla, así que por eso hoy en BTA te quitaremos los miedos y partiremos desde lo básico.

Entonces… ¿Debemos ir al ginecólogo?

La respuesta es un ¡SÍ! No importa la orientación que tengamos, es necesario hacer esto por salud propia y para evitar enfermedades o preguntar alguna duda que podamos tener.

¿Es como salir del clóset de nuevo?

Viéndolo por este lado, sí, es como si volviéramos a salir del closet y de una forma un poco más intima, sin embargo, cabe aclarar, que no precisamente es “volver” a salir del clóset, ya que si no lo has hecho, te contamos que entonces esx ginecólogx se volverá en tu mejor amigx y en tu mejor terapeuta.

¿Nuestra mamá debe saber todo?

¡NO! No te dejes engañar, dar un paso para ir al ginecólogo es una gran oportunidad para tener tu espacio y nuestra mamá, tía, abuela, quien sea, debe entender que es nuestra privacidad además de que no siempre seremos unas niñas que vivamos desconectadas del sexo.

¿Debe ser doctor o doctora?

En este punto es decisión de cada quien. Algunas se sentirán más cómodas con una doctora o con un doctor, en gustos se rompen géneros, lo que sí es MUY importante es que logremos sentirnos cómodas nosotras con quien sea que decidamos ir.

¿Nos va a criticar?

Por ética no debe suceder esto, nadie tiene derecho de juzgarte y mucho menos un doctor. Nosotras escogemos con quien acostarnos y pasarle los datos al dr. o dra. es aparte para que nos pueda atender como es debido.

¿Nos debemos conformar con el primero?

Debemos tener cuidado, no por “ser buenas personas” nos quedemos con el primer/a dr. o dra, si no nos gusto, con la pena deberemos seguir nuestro camino de colores para poder encontrar al médico adecuado. Nuestra comodidad es primordial ene estos temas.

¿Importa la edad del médico?

En estricta teoría no debería importar, sin embargo, tampoco será una grandiosa idea ir con el doctor de 70 años que no comprende mucho el nuevo mundo.

¿Podemos preguntarle cualquier cosa?

Siempre y cuando no sea dónde está nuestro amor, sí… Ellos aman que les preguntemos, y si tenemos alguna duda debemos tener la confianza suficiente para poder generar dicha pregunta a nuestrx médico.

Después de los puntos dados anteriormente, esperamos podamos causar más tranquilidad para su primer cita en el ginecólogo y darnos cuenta de que es my importante ir y no sólo eso, si no, podernos sentir en la confianza de decir la verdad y no tener que ocultar nada ante nuestrx médico.

Muchas veces resulta ser más sencillo de lo que imaginemos, sólo no hay que olvidarnos de respirar. 😀

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top