Actualidad

Estimado hombre heterosexual, soy lesbiana y no quiero dejar de serlo

Este tema pareciera estar muy explotado, pero encontrarte en la calle caminando tranquilamente con tu novia, dándole un besito y escuchar una serie de improperios de índole sexual no es para nada agradable.

El sujeto en cuestión gritaba algo como “¡Qué desperdicio! Las relleno a las dos ¡28 centímetros para ustedes, señoritas!”… Claro, como si saber el supuesto tamaño de su pene lo hiciera atractivo y es el problema, el sexo heterosexual no me va a quitar lo lesbiana, el sexo no define nada.

Vivir en una sociedad machista y conservadora teniendo una orientación no-heterosexual nos genera una serie de miedos e inseguridades, duele mucho el no sentirnos libres de andar por la calle sujetando la mano de otra mujer o hacer demostraciones de afecto. El acoso ha dejado de ser una broma y te das cuenta al ver las cifras de feminicidios y crímenes de odio en el país.

Cuando un tipo te grita esas cosas hay dos opciones, enfrentarlo o ignorarlo, usualmente cuando te gritan no hacen más que eso, pero sí es un violentador potencial, personalmente los ignoro por seguridad y porque son unos imbéciles que no merecen mi atención, aunque muchas personas piensan que enfrentarlo y exponerlo es mejor.

Solo por joder, vamos a dejar lo siguiente bien claro:

No, amigo heterosexual, no me interesa tu pene, ni lo guapo, algo o pudiente que puedas ser, no me gustan los hombres.

Amigo heterosexual, no porque me grites en la calle vas a llamarme la atención de una manera romántica.

Que seas hombre no te da derecho a pensar que voy a compartir tu cama.

 

No soy antinatural, solo me gustan las mujeres.

Si creo que eres guapo no significa que quiera tener sexo contigo, puedo apreciar la belleza masculina sin sentir atracción.

Invitarme un trago no va a comprarte sexo conmigo. 

No es que no me gusten los penes, solo no me gustas tú.

Por enésima vez, no vamos a hacer un trío, no estamos interesadas. 

Soy lesbiana porque quiero y porque me da la gana. 

Y como buena lesbiana voy a seguir haciendo lo mismo, besando a mi novia, tomándola de la mano y diciéndole ‘te amo’, no salí del clóset para seguirme escondiendo, salí para ser feliz y avanzar sin miedo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top