Entretenimiento

9 cosas que aprendimos de The L Word

Perdonen la nostalgia ya sabemos sobre el reboot de la serie, también les contamos nuestras expectativas de la misma y siempre hablamos de ella en Buga tu abuela!, sin embargo para una que ya está pegando en los 30 y vio The L Word por primera a los 16 años, sigue siendo un hit.

 

No todas son lecciones como de vida o revelaciones espirituales del lesbianismo contemporáneo, ¡claro que no! Pero son algunas ideas que nos dieron pie a ver el mundo de una forma diferente.

 

1. ¡Hay lesbianas!

 

Existen más lesbianas, bisexuales y más diversidad en el mundo, cuando ves The L Word o, en todo caso, más series, te das cuenta de que no estás sola y si en TV están hablando del tema entonces es algo grande. Era más difícil salir del clóset y conocer el mundo al inicio del S.XXI, para chicas con más de 25 años (ahora) era increíble ver la serie, incluso algunas se sintieron inspiradas porque el tema estaba en boga en el país.

 

2. La sexualidad fluye

 

Esto lo dijo Shane en el capítulo ‘Let’s do it’ de la primera temporada, y cuánta razón tenía, ahora sabemos que te gana la atracción y el corazón, no importa si eres mujer heterosexual y después te gusta otra mujer, o si eres lesbiana y luego te llama la atención un chico; el punto es dejarse llevar por la corriente y el ‘cómo te sientes’ con la persona.

3. Existe el miedo al compromiso

 

¿Cuántas novias o pretendientas han huido al momento de estar tan bien en una relación? Un montón. Me gusta llamarlo el Complejo de Shane, porque cuando todo parece estar hermoso, ¡bam!, la chica desaparece, no siempre es por infidelidad, a veces solo quiere dejar de sentir la presión de una relación seria y se va.

 

4. Mujeres diversas en TV

 

Ilene Chaiken, la creativa de The L Word, honestamente se centró en mujeres privilegiadas de Los Ángeles, California, por eso no vemos muchas mujeres u hombres con problemas económicos hasta que llega Moira/Max en la tercera temporada. Hay un conflicto muy marcado entre quienes defienden que la serie era incluyente y quienes la piensan como elitista porque mayormente se ve una clase social alta.

 

A pesar de ello los personajes principales, todas las actrices con roles secundarios y extras representaban muy bien a la diversidad de mujeres del mundo, sí quizá algunas eran más “güeritas” pero hay que tener en cuenta el contexto de LA, por eso mismo Carmen y Papi, representando a la comunidad latina, Kit en la afroamericana y Bette que visibiliza el conflicto de ser mestiza y la falta de identidad. Todas estas últimas jugaron papeles importantes dentro de la historia por tanto sí marcan la diferencia en comparación de otras series.

 

5. Hay un gaydar o más o menos

 

A todas nos llega una lesbo-vibra sobre ciertas chicas, esa vibra nos dice si son lesbianas o si solo lo parecen. Más que ‘gaydar’ es un aprendizaje, cosa de aprender a observar cómo nos movemos y actuamos en la vida cotidiana que relacionamos en nuestra cabeza como un patrón de comportamiento, suena difícil pero nuestra mente lo hace a diario. Eso puede hacer la diferencia entre lanzarte o no a la conquista de la chica de tus sueños.

 

6. ¡Tú y yo, amigas y novias!

 

Y no solo lo digo porque mi actual novia era mi amiga de años, pero pasó con Dana y Alice, y aunque no fue el hit de la audiencia también le pasó a Shane y Jenny. Aquí las posibilidades son infinitas, si te gusta pero dices “ay, es que es mi amiga”, quítate la idea de la cabeza e invítala a salir, de todos modos será una linda historia para el futuro.

 

7. Lesbians, lesbians everywhere!

 

Todas estamos conectadas, así es, tu ex puede andar con otra de tus exs en cualquier momento y eso es un hecho que requiere resignación para no sufrir por la idea posteriormente.

8. Las bisexuales son confiables

 

No olvidemos que Alice Pieszecki era un personaje bisexual y jamás la vimos ser infiel, quizá solo cuando ella quería salir con Dana y Dana andaba con Tonya, pero de ahí en más, ella fue leal y vivió sus relaciones tranquila.

9. Una serie puede cambiar tu vida

 

Declaraciones de Jennifer Beals, Kate Moennig e Ilene Chaiken en especiales sobre la serie han revelado el gran impacto que la serie tuvo en las chicas. Quizá si yo no hubiera visto The L Word no estaría redactando en Buga tu abuela! o no estaría tan contenta como lesbiana. La primer serie lésbica del siglo sin duda fue un parteaguas para las siguientes propuestas en TV y streaming, fue pionera no importa cuántas haters tenga por ahí.

1 Comment

1 Comment

  1. Flor

    agosto 23, 2017 at 3:01 am

    Siempre me encantó The L Word!!! Y aprendí que ni gaydar está totalmente atrofiado, lo cual me complica bastante la vida!!! Pero que bueno fue ver una serie lésbica cuando a mis 17 por ahí, estaba empezando a vivir mi primer historia con una mujer. Excelente para toda la comunidad!!!
    Y que hermosa Jennifer Beals en todas las fotos/gifs de tu artículo!
    Besos desde Uruguay!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top