Pareja

Los problemas de compartir la cama

Para muchas no representó un reto eso de llegar y acostarse a dormir, porque una cosa es tener sexo en la cama pero otra muy distinta es pasar la noche juntas. Si son chapadas a la antigua y se tomaron su tiempo para tener sexo o para dormir juntas sabrán más del tema. Si se acostaron con ella, literalmente, en la primera cita post sexo o sin sexo quizá no sintieron los problemas en primera instancia.

El detalle con dormir juntas es que cada quien posee hábitos y costumbres, incluso rituales, para ‘hacer la meme’ y eso siempre puede traer problemas cotidianos. Diremos algunos con los que seguramente estarán familiarizadas.

¿De qué lado duermes?

Es muy rutinario dormir a un lado de la cama, o si eres rebelde ocupar toda la cama, por ahí decía mi madre que donde caben una, caben dos, pero si ambas parecen ‘demonio de tazmania’ al acostarse, el colchón parecerá campo de guerra. Suena educado, bonito y considerado preguntar “oye mi amor ¿qué lado prefieres?” y negociar antes de sufrir por tu espacio personal.

El tamaño importa

¿Han dormido en un colchón individual con su pareja? Si han tenido la fortuna de no experimentar esta gran travesía, me siento feliz por ustedes, porque repartir el espacio es difícil y la única solución es dominar el arte de hacer cucharita al dormir.

Lleva una cobija extra

Personalmente duermo abrigada incluso cuando hace calor y me pasa que al dormir con alguien me robe la cobija y eso es frustrante, incluso es peor cuando quien duerme contigo es indecisa y se la quita y se la pone, se la quita y se la pone… El tip es tener siempre una frazada extra para disfrutar de una buena noche de sueño sin interrupciones.

Superemos los pedos

Cuando dormimos nuestro cuerpo hace digestión, y podría decirse, hace un acomodo en todos sus sistemas para trabajar de forma óptima por la mañana, entonces… las noches pueden ser un poco gaseosas. Hay parejas quienes se acostumbran a compartir tan rápido que hay un lenguaje no-hablado sobre dichas funciones, pero hay otras quienes aún se apenan cuando un pedillo se escapa, como todo, es cuestión de hablarlo y tomarlo con algo de humor, esos pedos los hace todo el mundo.

¿Eres cariñosa?

Me ha tocado saber de parejas que viven muy contentas sin tener mucho contacto físico, hasta para dormir hacen un rinconcito en la cama y listo; si ambas son empalagosas, se abrazan y listo; todos son finales felices y plácidos sueños, ¿pero qué pasa cuando es lo contrario? Cuando una es cariñosa, dulce, tierna y desea dormir abrazada y le salen con eso de que no les gusta tanta miel en la cama, inmediatamente se siente un gran rechazo. La mejor salida para esto es consensuar algunas noches de amor en desenfreno, dormir pegadas y haciendo cucharita, y en otras, disfrutar de un espacio propio en el colchón. En fin, la comunicación es parte de todo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más popular

To Top